sábado, 16 de agosto de 2014

ORACION A LA MADRE DEL NIÑO DE ATOCHA PARA CASOS DIFICILES Y URGENTES


 
 
Purísima Madre del Santo Niño de Atocha,
trono delicadísimo de la Majestad increada,
fecundo lirio de los valles,
fosa celestial de Jericó,
relicario purísimo de la Trinidad Santísima,
fuente clarísima donde estaban representadas
las cristalinas aguas de la Divina gracia.
 Paraíso deliciosísimo,
jardín supremo de la Gloria,
panal fecundo de la mas dulce y suave miel,
Médica soberana por quien, después de Dios,
vive todo el orbe de la tierra.
 
Hija querida del Eterno Padre
en quien se regocija y llena de placer,
amorosísima esposa del Espíritu Santo
aurora que alegras a todos el mundo,
general abogada,
firmísima esperanza de los pecadores
y bondadosa Madre Mía.
 
Yo te ofrezco estas nueve Ave Marías,
en memoria de aquellas nueve jornadas
que hiciste desde Nazaret hasta Belén,
donde te dignaste dar a luz al verdadero Dios,
por cuyo recuerdo espero de Ti que intercederás
ante tu amado Hijo, el Santo Niño de Atocha,
para que me conceda lo que pido en esta devoción,
aunque parezca difícil y sea muy urgente:

(decir lo que se quiere conseguir)
 
Espero que lo harás, piadosísima Madre Mía,
valiéndome de los medios interpuestos
 juntos con los de tu poderosa mediación,
pues bien sabes Tu la necesidad con que te lo pido
y creo ciertamente alcanzar lo que pretendo y solicito,
dándome antes o al concluir esta oración,
que le dedico a tu nombre,
el deseo y feliz consuelo de mis trabajos y afanes.
 
Así lo espero, confiado de esto,
por aquellas tres necesidades
que al pie de la Cruz tuviste viéndolo clavado en ella,
y más por aquellos sentimientos y dulces expresiones
con que le hablaste en su corazón
cuando le tuviste en tus brazos en su descendimiento:
 ruégale a tu querido Hijo el Santo Niño de Atocha,
que por todos los méritos que le hago en cada día
venga en mi amparo y auxilio
y que me asista con su Santísimo Poder,
pues Él es quien todo lo puede
y de Él depende mi solicitud,
y que después de concederme lo que pido,
me dé auxilio y amparo cuando llegue mi hora,
para pasar a gozarle en tu compañía
y repetirle sin cesar himnos de alabanzas,
junto con los coros angélicos,
los que en su dichoso nacimiento le entonaron:
 
"Gloria a Dios en las Alturas
y paz a los hombres de buena voluntad,
por los siglos de los siglos."
 
Amén.
 
 Rezar nueve Avemarías.
Hacer la oración y los rezos con muchísima fe
durante 9 días consecutivos,
con la seguridad de que se obtendrá la petición hecha.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MI LISTA DE BLOGS